El planchado de pechos

Durante un buen rato, a golpe de golpes, la mujer intentará romper el tejido mamario con piedras, palos o espátulas hirviendo, retrasar la formación de las tetas de la niña, impedir que crezcan. Todo, para protegerla del acoso y las violaciones de los hombres. 
Cuando termine de abrasarle el pecho, la mujer envolverá a la criatura en una faja o venda que oprimirá su cuerpecito dolorido y que no se podrá quitar hasta la siguiente sesión de tortura. Una o dos veces por semana, depende de cómo responda. Lo importante es impedir a toda costa que la niña atraiga la atención de los hombres. El planchado de pecho existe y es, según la #ONU, uno de los cinco delitos de violencia machista menos denunciados a nivel mundial. Este es otro tipo de mutilación femenina que viola los derechos humanos de las niñas y deja marcas físicas y psicológicas para siempre, genera infecciones, imposibilita la lactancia, provoca deformaciones e incluso cáncer de mama”.

“Yo iba al colegio en aquel entonces. Una mañana mi madre me despertó y me pidió que fuera a su dormitorio. Me dijo que ahora que me habían empezado a crecer a los pechos había una práctica para evitar que fueran enormes. No sabía lo que me esperaba”. Bettina Codjie, de 25 años y nacida en Lomé, capital de Togo.

Me abruma, por no decir otra cosa, la cantidad de violencias que aún sufrimos las mujeres a lo largo de su vida. Violaciones, matrimonios cerrados, mutilación genita, explotación sexual, asesinatos… Por desgracia, estás son las más conocidas, las más mediáticas porque son las más denunciadas, pero no por ello son las únicas. 

Pero el planchado de senos, a sido, es y por desgracia será muy invisible. Según un estudio, esta práctica es muy dolorosa, ya que se trata de masajear y golpear los pechos de las niñas con objetos tremendamente calientes para con ello acabar con el tejido mamario y así evitar el crecimiento de los pechos. Si has leído bien, esta tortura es además, acompañada de vendajes compresivos. La cuál, podemos dar “gracias” entre comillas, que el gobierno de Camerún (dónde de forma más habitual la practican) a emitido un comunicando recordando que esto es “violencia contra los menores, que es ilegal y que serán perseguidos por la ley”. 

Esta practica es muy común en África.

Lo peor de todo, lo más exagerado y lo más aberrante y para mi, traumático, es que estas prácticas acostumbran a hacerlo las propias madres. Está calificada como una de las cinco violencias contra la mujer menos documentadas del mundo, y que no esté documentada, no significa que no exista, que el mundo no deba saber que se está haciendo a las mujeres, porque son mujeres, personas y lo peor de todo, niñas

Lo gracioso es que es algo “intimo” secreto, que se hace bajo la intimidad de la familia, en el hogar, dónde una niña tendría que sentirse protegida y amada. Es una práctica madre-hija….  

“La gente tiene dificultades para hablar de ello porque es como una cosa oculta que no deberíamos divulgar. Las personas que lo practican están en las aldeas. En mi caso, sé que no fue iniciativa de mi madre, sino de sus tías que están en el pueblo”

Un 3,8 millónes de adolescentes africanas la sufrieron, pero es sólo una aproximación, porque como bien digo, no existen datos, ni estudios que puedan contrastarlo y hay fuentes que aseguran que es muy probable que más de cuatro millones de niñas hayan sido sometidas a esta práctica. 

El objetivo de esto es evitar que una mujer pueda atraer a un hombre por sus pechos. Vamos, ni que tuviésemos nostras la culpa de que la naturaleza nos haya dotado con dos tetas, pero claro, si el hombre se siente atraído por ellos, es culpa nuestra, nosotras le estamos provocando…

¿En que mundo vivimos? ¿Cómo a estas alturas de la vida y con mínimo cuatro millones de niñas a nuestras espaldas no haya más documentación sobre esto? 

Cómo puede ser, que alguien, no sea capaz de dar un golpe en la mesa y decir ¡¡basta!! Ya no es por el mero hecho de lo que las hacen, del dolor, de la aberración de que se lo esté haciendo su propia madre, sino también el motivo por el que se realiza.

Me horroriza, seguir sabiendo que aún es culpa nuestra el tener dos tetas, el que por tenerlas provocamos a los hombres y por ello se castigue a una niña a golpes por su propia madre, para que no provoque, para que no atraiga… 

¿Con qué objetos lo realizan? Pués con piedras lisas, espátulas, palos de escobas o similares, e incluso cinturones para atar alrededor del pecho, vamos, una delicia…

“Mi madre fue a buscar un bastón y me explicó que tenía que golpearme todas las mañanas, al amanecer. Me pareció un poco raro, no lo entendía. Cuando los pechos empiezan a crecer, duele. Así que cuando te golpean, es peor…” 

Esta niña, fue advertida de que cuándo los senos la creciesen, los hombres la mirarían y que su desarrollo sería una manera directa de provocarlos. Y así evitar el retaso de una vida sexual activa, embarazos no deseados y violaciones.

No, no es mejor educar, no es mejor dar una educación las personas y no sólo hablo a nivel sexual, hombres como mujeres para decir NO SE TOCA LO QUE NO ES TUYO, no se viola, no se “mete” dónde no te dejan, que hay que respetarse en ambos sexos, que hay preservativos para no quedarse embarazados, píldoras, en fín, un sinfín de opciones antes de maltratar

Hay que educar, hablar en alto y enseñarle a la juventud la virtud de tener educación y respeto, de decir no violes ‘’ESO ES UNA VERGÜENZA, ES MEJOR MALTRATAR LOS PECHOS DE TU HIJA PARA QUE NO PROVOQUE AL HOMBRE” 

Joana Ropero – Yomelopasoteta

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *