El poder de dominar o ser dominado

Dominar, palabra muy, pero que muy afrodisiaco y excitante dentro del mundo del sexo.

Para muchas mujeres, el altamente excitante ver a su pareja totalmente a su merced, verla disfrutar con todo lo que queramos hacerla y ordenarla, es decir, tener el control total de la situación y ver como se retuerce de placer con nuestros actos.

Aunque es igualmente en diferentes ocasiones, nos resulta igual de excitante contemplar su poder de dominación, como el de sumisión.

El tener la capacidad de “sorprender” tu pareja, realizando actos sobre ella que no se espera, que le sorprenden, como cumplir sus antojos, mociones, etc… Nos lleva a que surja un complicidad que une más a la pareja, aportado confianza, entrega, etc.

Por naturaleza o crianza, tenemos siempre en mente que el hombre es el que “manda” domina o nos guía, pero no siempre es así, todo forma parte de un juego, todo puede ser un 50/50 hoy tu, mañana yo. Posiblemente a todos nos guste ir adoptando diferentes roles en nuestras vidas y por su puesto en nuestras relaciones de pareja. Hoy domino y mañana soy tu esclava. De esa forma, vamos compartiendo diferente situaciones, gustos y como bien dije antes, puede aportarnos muchas cosas positivas a la pareja, como confianza y complicidad.

No todo es blanco o negro, ¿somos 100% sinceros?

¿Hablaste con tú pareja del poder de excitación que tienen diferentes prácticas para ti? o ¿Aún te a dado reparo?

¡¡EL SEXO ESTÁ PARA DISFRUTAR!! y la boca en el sexo, tiene un factor muy importante que nos pude llevar a placeres extremos y a conseguir fantasías sexuales que jamás pensamos que fuésemos capaces. Y en este caso, el papel de la boca no es para chupar, comer o morder, sino para HABLAR.

Es plenamente importante que hablemos, contemos, pidamos sobre todo lo que nos atrae, nos llama la atención o nos gusta, como el ser sometidas o tomas las riendas en los encuentros sexuales con nuestra pareja. ¿Qué nos limita a disfrutar o que nos excita? ¡Háblalo, pídelo! Estoy segura, de que te fascinará el “gustirrinin” que te provocará el haber soltado o hablado sin miedo todo aquello que te gustaría practicar con total normalidad.

Acordar diferentes roles, da igual el género, ir probando que nos gusta más, quién adoptará la postura del amo y quién la del esclavo en nuestro jugo y encuentro sexual.

Con regularidad, cuando un hombre prefiere dominar, es debido a esas fantasías acerca del sometimiento hacia su pareja, siendo ella el objeto de sus deseos y así satisfacerlos; también porque “dicen” que les gusta complacer a su compañera y, “de paso”, complacerse ellos mismos con dicha acción…

“TÚ PLACER SERÁ MI RECOMPENSA”

Pero también me gustaría recalcar, que a pesar de que la gran mayoría de los hombres, prefieren dominar, es algo que les agrada y les permiten, pocas veces se encuentran con mujeres que quieran gobernar la situación.

Aún a las mujeres les cuesta comunicarse con sus parejas de todo lo que quieren practicar en realidad, puede ser aún por pudor, por la gran cantidad de tabúes que rondan sobre estas prácticas y quizás también por un cuestión de encontrarse en una “zona de confort” …

“EN EL SEXO HAY QUE ROMPER REGLAS Y TENER INICIATIVA”

 ¿Qué tan capaces somos al dar y recibir con el otro en el sexo? ¿Será que aún no hemos explotado realmente ese fascinante potencial que todos, mujeres y hombres, tenemos para sentir placer en cualquiera de sus formas? Por eso, no está demás insistir en que hablar es la mejor manera de que ambos lleguemos al clímax, que merecemos los dos.

y tú ¿Prefieres dominar o que te dominen?

Joana ropero – Yomelopasoteta

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *