Estimular el pene – Cómo volver loco a nuestra pareja

Estimular los genitales masculinos es algo más que acariciar el pene, es el miembro masculino erógeno por excelencia. Es ahí, donde se concentra la mayor parte del placer sexual que este puede sentir.

Por eso vamos a ver algunos tips para estimularlo y darle el mayor placer de su vida.

Lo más importante, si vas a hacerlo “hazlo con ganas y disfrútalo” no hay pene mejor estimulado que el que se estimula con hambre

Estimular los genitales de nuestra pareja sin ganas o con pudor, por mucha técnica o buena intención que le pongas no valdrá para nada.

Empezamos cariño, ¿estás preparado?

Como digo, estimular un pene “SIEMPRE CON GANAS POR FAVOR” no hay nada mejor, que sacar esa cosita del calzoncillo y ver que te mire con ojitos de cordero degollado, así como… “cómeme pequeña” No se a vosotras, pero a mi eso, aún me da más hambre…. El contacto visual, tanto con el pene como con los ojitos de nuestra pareja son SUPER IMPORTANTES, estar pendiente de las señales que va mandando, respiración, temblores, sudores… cara de “como pares te mato” o cara de indiferencia total, nos servirán para saber si vamos por buen camino o no.

CARICIAS

Una buena forma de comenzar a estimular su cosita, son las caricias. Empezar suavemente, notar cómo crece estando en nuestro poder, empezar por encima de la ropa y según vayamos notando cómo empieza a tomar forma de “HULK” pues metemos la manita y continuamos tocando, acariciando y siempre sin perder el contacto visual, es algo que nos ayudará a captar señales de si vamos bien o mal, y aparte, nos excitará.

Una vez la tengamos en nuestras manos enterita, así grande y poderosa, es importante que veamos si también está “jugosa” es decir, para darle más mambo al asunto necesitamos que resbale y así no sólo aumentará su placer, sino que nos será más fácil estimularla y evitaremos hacerle pupita.

Este es el momento perfecto para aplicar algo de lubricante, ya sea de sabor para darle más juego al asunto, como un potenciador de erección, retardante de eyaculación o un potenciador de orgasmo para que su pene haga aún más chiribitas mientras juegas con el.

CLÁSICO SUBE Y BAJA

Habrá a quién le guste y hacerlo un poquito no está nada mal, pero el pene no es una zambomba… Por lo que yo te recomiendo que empieces a masturbarlo como normalmente lo haces, aplica el arriba y abajo sin tocar el glande, pero no te centres mucho en este movimiento, puede volverse aburrido e incluso molesto.

GLANDE

¡¡Ñam, Ñam…! Aquí, una de mis partes favoritas, de las más sensibles del pene… Su cabecita, su puntita, tu chupachus, que una vez estimulado, hará que veas retorcerse de placer al hombre.

Estimular el glande resulta altamente placentero para ellos, dado que ahí encontramos un número importante de terminaciones nerviosas, vamos, sensibilidad a tope.

Acaricia su glande bien lubricado, realiza movimientos circulares, haz sobre el pequeños movimientos de sube y baja e incluso ejerce presión, mientras que con la otra mano, agarras el pene siendo muy delicada con la fuerza y aumentándola según vaya subiendo su nivel de excitación.

Haz con tu dedo índice y pulgar un anillo y deslízalo por el pene de tu chico comenzando con el anillo un poco más cerrado en la punta del pene para generar presión. A medida que vayas descendiendo hasta la base del falo ve aflojando un poco el anillo. Al subir repite el proceso y no temas quedarte algunos segundos presionando ligeramente el glande, él sentirá mucho placer.

Es hora de aplicar más lubricante y agarrar el pene bien con las dos manos, comienza a masturbarle de arriba a bajo, intenta no tocar el glande y mantener tus manos lejos de él aunque el se muera de ganas. Cuándo observes que el glande empieza a inflamarse, que se vuelve más rojo, entonces con la palma de la mano bien abierta y como si quisieses que no se escape agarra el pene y .. ¡¡SUCCIONA EL GLANDE!!

Abre la boca

Chúpalo suavemente, succiona, acaricia con tú lengua, siempre con cuidado de no usar los dientes, puedes ir bajando por el tronco del pene e incluso, acariciar sus “huevecillos” eso si, de una forma muy suave. Y si te los comes, ya … ¡¡ALUCINARÁ!!

Mantener el glande en nuestra boca, acariciándolo con los labios y la lengua, mientas NO soltamos su pene con nuestras manos y lo masturbamos, acariciamos, siendo delicada con los movimientos y/o presión, nos ayudará a que la estimulación sea cada vez mayor. Ah! y un truco que nunca falla… Tus babas, que tu boquita esté muy húmeda le encantará, que te escuche gemir y vea note y sienta que disfrutas y sobre todo, tus ojos, nunca separes tu mirada de la suya mientras su pene esté en tu boca.

A muchos hombres les gusta que a la vez estimulemos su ano, para ello es muy importante la confianza y sobre todo la comunicación. Dado que si lo que queremos es dejarle con cara de “tonto” no debemos hacer algo que no le guste o saltarnos algo que le encante. Por lo que la comunicación, es un factor muy importante.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *