FETICHISMO y PARAFILIAS ¿En qué consisten?

El fetichismo no es más que prácticas sexuales catalogadas por las normas sociales como raras, perversas o hasta enfermizas… Es decir, una fijación sexual “anormal”

 La mayoría de estas prácticas eróticas, dice que “tienen su pequeño público” pero, ¿tienen poco público realmente? ¿o simplemente el público permanece “escondido” por miedo a ser catalogado como enfermx sexual?

Estamos aprendiendo cada vez mas a disfrutar nuestra sexualidad, ya sea en solitario o acompañados, la sociedad por suerte “aprueba” la libertad de uno mismo, de disfrutar su cuerpo con cuántos quiera, sin necesidad de haber pasado por el altar, ser sólo dos o de diferente sexo. Es decir, las opciones cada vez son más amplias sin necesidad de sentir miedo por “desvivir” nuestra fantasía y hacerla realidad.  Es decir, por fin empezamos a ver que las opciones que nos daban para disfrutar son mucho más amplias y que por ampliarlas, no somos enfermos sexuales, ni perversos

Y es que cariño, en el sexo, mientras que sea consentido y disfrutéis “todo vale” y tener claro que un NO es un NO, está claro que podemos cambiar de opinión en cualquier momento y siempre hay que respetarlo, pero jamás debemos dejar de pactar una serie de reglas, las cuales tenemos que respetarlas. El consentimiento es lo más importante, si a ti te pone y tú compañerx de cama está de acuerdo, ¿por qué no? Nadie debe decirte si esta bien o no sentir excitación porqué tu pareja te mee en la cara (por ejemplo) si los dos estáis conformes, os excita y no conlleva ningún peligro, ¿Por qué no?

Las personas que tienen fetiches se pueden estimular y satisfacer sexualmente a través de varias situaciones o acciones en concreto, pero también entendemos como fetiche un objeto o parte del cuerpo por el cuál sentimos atracción sexual, como por ejemplo tacones, cuello, arneses, pies, ropa de cuero, axilas, etc.

Los fetichismos más comunes son utilizar juguetes sexuales, hacer tríos, utilizar uniformes, el látex, humillación… Excitación por los piercing, por un tipo de cabello, disfraces…

¿Cuántos hombres no sienten atracción al ver a una mujer vestida con camisa blanca de hombre?  ¿Cuántas mujeres sienten atracción al ver al hombre con la ropa de trabajo? Es decir, dentro de este orden, podemos experimentar fijación sexual por personas con una vestimenta en concreto, su forma de hablar, caminar…

Pero también podemos encontrar personas que sientan placer sexual al sentir una caricia, un cosquilleo en concreto, al ser atados, azotados e incluso humillados…

Estos “actos sexuales, señalados como extraños o no normales” es lo que podemos llamar fetichismos.

Ahora bien, ¿el fetichismo y la prafilia son lo mismo?

FETICHISMO Según la Real Academia de la Lengua el fetichismo es una desviación que consiste en fijar parte del cuerpo humano o alguna prenda relacionada con él como objeto de la excitación y el deseo.

Y ahora viene la sorpresa, cuándo PARAFILIA encuentro que el único significado que la RAE da a este concepto no es ni más ni menos que el de “una desviación sexual”. Así, sin más…

A ver, vallamos por partes, una persona fetichista es la que se excita “de forma sexual hasta llegar al orgasmo” a través de un objeto o parte del cuerpo fetiche, como dijimos anteriormente, cuello, tacones, axilas, o texturas como el cuero o con determinadas situaciones como, por ejemplo, que una mujer lleve ropa de hombre.  Es decir, algo totalmente inofensivo, por lo que no podemos juzgar como desviación sexual en absoluto siempre y cuando COMO EN TODO ACTO SEXUAL no nos afecte en nuestra vida, ni afecte a terceros. Algo que si puede pasarnos con las parafilias.

Las parafilias SI pueden poner en riesgo nuestra vida o la de nuestro acompañante. Podemos encontrar cientos de parafilias, desde exhibicionismo, FETICHISMO, necrofilia, voyeurismo, sadomasoquismo, hasta sentir deseo sexual cuándo hay sangro o dolor por medio, zoofikia, bestialismo. Muchas de estas prácticas, afectan a la integridad de las personas, dado que muchas pueden acabar con la vida de una persona, como es el caso de la vorarefilia o canibalismo sexual (comer carne humana).

El sexo, ofrece una gran variedad de opciones para pasarlo teta, podemos disfrutar de unas relaciones más tradicionales o ir más allá e innovar con BDSM, latex, fustas, etc sin salirse de la norma que mantengamos con nuestras parejas, es decir, siempre bajo consentimiento. Pero nunca, debemos sobe pasar unas pequeñas reglas que pasen de la lógica y que nos lleven a un extremo que pueda perjudicar la salud o la vida.  

Veamos algunas de las parafilias y fetichismos sexuales más curiosos

Agalmatofilia: Personas que sienten atracción sexual o sentimental por muñecas o incluso estatuas

Odaxelgania: Es la excitación con los mordiscos. Algunos se excitan cuando se los dan y otros dándolos.

Ursusagalamatofilia: Hay a quien le pone vestirse de animalitos de peluche. En Estados Unidos parece ser que es bastante común (lo furry triunfa) y en Japón también, de hecho hay un tipo de anime basado en esta filia.

Somnofilia: Excitación por las personas dormidas. Es el fetiche de la Bella Durmiente y no tenemos nada que objetar siempre y cuando exista un consentimiento previo y se haya hablado de ello con anterioridad. Hacerlo sin esto es violación.

Arcialismo: Es la atracción hacia una parte del cuerpo no genital. Puede ser en general o solo en determinadas situaciones. Por ejemplo, hay a quien le excita muchísimo ver un pie enfundado en un tacón de aguja pisando el acelerador de un coche.

Infantilismo parafílico: Gente a la que le ponía ponerse pañales ellos y actuar como si fueran bebés. Por lo que parece es más común entre hombres que mujeres.

Hibristofilia: Enamorarse de criminales, incluso los que están condenados por crímenes horribles. Existen distintos grados y es más común entre mujeres.

Autoandrofilia: Es propia tanto de lesbianas o bisexuales como de heterosexuales. Consiste en excitarse al vestirse de hombre o imaginarse que es uno durante el acto sexual o sus preliminares.

No importa cuales sean tus fetiches o fantasías sexuales, siempre y cuando estos encuentros sexuales sean totalmente consensuados y no pongan en peligro la vida de nadie.

Recuerda, Si te gusta déjanos un comentario y comparte, para nosotras es muy importante para seguir trabajando.

Yoanna – CEO de YOMELOPASOTETA

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *