TU LUCHA, MI LUCHA, LA LUCHA DE TODAS

Llevamos tanto luchado, que no somos conscientes de la lucha que conlleva ser mujer.

Desde que nacemos tenemos interiorizada una lucha constante, “hacernos respetar” “dar ejemplo” “un grano en la barbilla” “ir bien peinadas” “vestir bien y sin provocar” “ser un ejemplo” y por su puesto “asumir que te insultarán y humillarán por el mero hecho de ser mujer”

Aprendes que tarde o temprano, te tocará asumir un papel que no te corresponde, pero total, es el que te ha tocado vivir….

Te enseñan a que no puedes saltar a la comba porqué se te pueden ver las bragas e incluso a sentarte como una señorita, que jugar a los coches o al fútbol, es cosa de chicos. Te regalan un cochecito de bebés o una cocinita cuándo eres pequeña y te sientes “la niña” más feliz del mundo, porqué vas a aprender a ser mamá, a cocinar para tu familia e incluso, tonta de ti, ahora quieres que te regalen un cubo y una fregona de juguete, para que cuándo simules usarla, tu mamá te diga “mira que bien friega mi niña” ¿Pero alguien te está enseñando a ser niña? ¿te enseñan la importancia de la infancia? ¿te enseñan el poder de elección que tienes? ¿te enseñan a elegir?

Te enseñan a no ir sola por la calle, a sentir miedo si se hace de noche, a no llevar ropa provocativa, a no maquillarte mucho para no parecer una guarra, te enseñan a ir acompañada, te enseñan INSEGURIDAD, pero nadie te da la SEGURIDAD de que hay que enseñar a RESPETARTE y no vivir con miedo…. NI REPRIMIDA – Nadie te enseña, que por vestir como tu quieras, NO tienen derecho de insultarte, tocarte, pegar ni mucho menos VIOLARTE – nadie enseña al mundo a respetarnos, nadie enseña al mundo a no tener miedo ni a hacerse valorar….

PERO TAMPOCO, NADIE ENSEÑA AL MUNDO, EL PODER QUE TIENES TU COMO MUJER

Te enseñan a ir eligiendo una profesión por y para mujeres, por su puesto haciéndote ver, que el hombre siempre será tu mayor autoridad.

Te enseñan a que tendrás que casarte, ser mamá y “cuidar a tu familia” pero sin darse cuenta, que nadie te está enseñando a cuidar de ti misma. Te enseñan e inculcan el papel de cómo ser una buena esposa y por su puesto una buena madre, pero nadie, absolutamente nadie, te enseña a ser mujer.

Te enseñan a que tienes que hacerte respetar, mientras que observas que, a ellos, les enseñan a actuar con autoridad, porque claro, serán hombres…

Te enseñan y te recuerdan constantemente como hay que cuidar a tu marido, que tienes que hacer por él, como lo amarás, respetarás e incluso, nos enseñaron cuándo debemos de callarnos, aceptar, agachar la cabeza y dejarlo pasar… ¡¡VIENE CANSADO DE TRABAJAR!! No le des castigo, no le molestes, tenle la cena preparada, su ropita de cambio…. Pero nadie se atrevió a decirte, que eso, no te llenará como mujer, que tu también necesitas que te cuiden, que te mimen, que necesitas hablar, que no te hagan agachar la cabeza, que tú también estarás cansada en algún momento de tu vida. Pero eso es algo, de lo que te darás cuenta cuándo estés sumergida en tu papel de “buena mujer, buena esposa, buena ama de casa y buena madre” y ya, si protestas, pasarás a tomar el papel de “mala mujer” o rebelde…

Nadie, absolutamente nadie te enseña a asumir frases como “cállate

Nadie, absolutamente nadie, te enseña a que cuándo tú quieras exponer una situación injusta o trasmitir como te sientes, la persona que más quieres te dirá “estás loca

Nadie, absolutamente nadie, te enseña a sopesar un “no vales para nada

Nadie absolutamente nadie, te enseña a saber sobre llevar los silencios incómodos, las indiferencias, el desprecio, las faltas de cariño “cuándo no pasas por el aro

Nadie absolutamente nadie, te enseña a calmar el dolor cuándo la persona a la que dedicas tu tiempo, tu esfuerzo y tu vida te suelte eso de “esta es mi casa y tu no eres nadie” Inmediatamente te sientes la criada, la chacha, la cocinera y porque no “la puta” del dueño de la casa.

Nadie, absolutamente nadie, te enseña a asumir que tu “NO”, NO SERÁ RESPETADO

Nadie, absolutamente nadie, te enseña , que tus derechos como mujer, como persona, como esposa, como TODO serán pasados por alto y no tendrás ni el derecho de reclamarlos o protestar…. Porqué claro, sino ¿Qué clase de mujer es esa?

Nadie, absolutamente nadie, te enseña a digerir el primer insulto, ni la falta de respeto, tan sólo nos enseñan a callar y a ver, que si él, te hace todo eso “será por algo”

Pero TAMPCO TE ENSEÑAN, ES QUE, SI TÚ PERMITES ESE DESPRECIO, O ESE INSULTO, LUEGO VENDRÁ OTRO Y OTRO Y OTRO Y OTRO…. Y CONTINUAS FALTAS DE RESPETO, DE VEJACIONES Y PORQUE NO, EL PRIMER GOLPE….

Pero no pasa nada cariño, eres su mujer Y NADIE TE QUIERE COMO TE QUIERE EL, si lo hace, ES POR TU BIEN.

Y por supuesto, nadie te enseña que en el momento que vallas a pedir ayuda, pondrán en duda tus palabras, te tomarán por loca y no sólo te darás cuenta a que estás sola, sino que inmediatamente, pasarás a sentirte culpable “por culparle” de actitudes que TÚ has provocado…

MUCHES YA ME CONOCÉIS, ME LLAMO JOANA ROPERO, TENGO 36 AÑOS Y ESTO ES EL REFLEJO DE MUCHAS MUJERES, NUESTRO DÍA A DÍA, TANTO DE LAS QUE HOY POR HOY AÚN NO SE ATREVEN A GRITAR, COMO DE LAS QUE GRITAMOS EN SU DÍA Y NOS APALEARON POR ELLO, COMO LAS QUE YA NO ESTÁN.

He sufrido abusos sexuales, los cuáles los tuve que callar por el qué dirán, por el miedo que sintió mi familia y por el miedo que a mí me trasmitió mi familia si yo hablaba.

He visto como dejaban a mi hermana apaleada llena de sangre y con la cara desfigurada en la puerta de mi casa y como tras años de lucha, la justicia no la amparado en ningún aspecto.

He vivido rodeada de desprecios, he convivido con una persona que me hizo sentir “una acogida en su casa” He luchado por una persona que jamás JAMÁS valoró mi esfuerzo como madre, como mujer, como esposa… Y aún así, estuve mucho tiempo, esperando un te quiero…

He rogado amor, me sentido miserable, culpable por que no me sentí querida por esa persona por la que yo me dejaba mi maldita vida y se la dedicaba a el y para el y para su casa (en la cuál yo era una acogida)

He sufrido que me dejaran en la calle con una mano delante y otra detrás con mis hijos por querer luchar por mis derechos…  He sufrido el desamparo de la justicia … y que la gente me dijera que si él me había echo eso, será por algo…

He vivido de OKUPA intentando sacar a mis hijos adelante y un proyecto que hoy es mi vida, porqué NADIE NOS PROTEGÍA ni nos creía y para colmo, ¡¡¡la justicia me quitaría a mis hijos por tenerles en la calle y por su puesto ahí era “la okupa” nunca la mujer que luchó por ella y por sus hijos como una jabata!!!

He montado un proyecto, una empresa o un negocio, por el cuál me hicieron sentir una puta, “normal que te deje en la calle si te pones a vender pitos”

He sufrido acusaciones tipo a “que mala madre eres, que mala mujer, búscate un trabajo estable y deja de hacer el tonto intentando montar algo que jamás os dará de comer”

He aguantado frases que me llamaban inmadura e irresponsable por querer luchar por mi vida, por mis sueños, por mis ilusiones y por su puesto la de mis hijos…

¿No te da vergüenza?

No cariño, NO ME DA VERGÜENZA, esto es YOMELOPASOTETA, esto es #mividamiproyecto ESTO ES MI LUCHA, LA MIA Y LA DE TANTAS MUJERES… esto es la voz de todas, las historias de todas y el mundo tiene que oírlas…

Trabajo rodeada de mujeres, a cuál historia más heroica, a cuál más dura…. Esto es mi vida, vuestra vida, sus vidas, esto es nuestro proyecto, nuestra lucha, mujeres reales con historias reales de superación.

El mundo tiene que cambiar y no se si yo podré hacer que cambie, pero lo que si estoy segura es que aunque me cueste la vida, necesito hacerme oír, necesito ser esa mujer rebelde que no acepta no ser respetada, ni escuchada, necesito que mi voz y la de todas se escuchen, se respeten y por supuesto se alaben.

Gracias a todas. La lucha continúa.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *